La vía Divertimento es una de las escaladas clásicas y tradicionales más conocidas de los Picos de Europa. Se encuentra en la Peña Regaliz, ubicada en la misma Vega de Liordes, y nos ofrece, como su propio nombre indica, una escalada muy entretenida y vistosa a pesar de su escaso grado de dificultad (entre comillas…).

La Peña Regaliz cuenta con varías vías en su cara noroeste. Divertimento fue abierta por Eduardo Martínez y Miguel A. Adrados (autor de tantas indispensables guías de escaladas) allá por 1985.

Material

La vía está completamente desequipada a excepción de algún supuesto clavo (que nosotros no encontramos) y varios puentes de roca en las reuniones, sin los cuales sería más difícil progresar, ya que gracias a ellos se puede ver más o menos la ruta a seguir y el final del largo. Hay momentos en los que te pierdes en tanto mar de roca y no sabes hacia donde ir.

Como material es recomendable un juego completo de fisureros, otro de aliens (con el semáforo puede valer, pero hay que llevar repetidos), cintas planas o cordinos, cintas express…

Punto de inicio

La Peña Regaliz se encuentra presidiendo, entre otras, toda la Vega de Liordes, en pleno corazón de Picos de Europa.

Para llegar a ella, el camino más fácil y sencillo es ir con el coche por el puerto de Pandetrave hasta lo alto donde se sitúa el mirador, y una vez allí, tomar la pista que asciende hasta Caben de Remoña y la Vega y Horcada de Valcavao. Cualquier turismo prácticamente puede subir por la pista, teniendo cuidado de los bajos un poco.

El coche lo deberemos de dejar en un pequeño “aparcamiento”, justo en una curva que torna a la izquierda, y a partir de ahí es donde tenemos que comenzar a andar. Supuestamente se puede aparcar el coche continuando la pista casi hasta el final, hasta la Vega de Valcavao, pero es posible que puedan multar en ese punto (ya que es una pista que lleva hacia la zona cántabra de los Picos y se suelen poner algo tontos).

 

Aproximación

Una vez en pie y preparado todo el mochilón con el material, continuamos la pista dirección la Vega de Liordes. No tiene pérdida ya que una vez termine, está muy marcada la senda por la que ir. Es el mismo camino que se utiliza para subir al refugio de Collado Jermoso.

Según llegamos a la Vega de Liordes, la Peña Regaliz se encuentra a nuestra derecha, con una aproximación sin pérdida hasta la base después de remontar una pequeña loma. Se puede acceder a la base de la vía sin tener que bajar hasta la Vega de Liordes, abandonando la senda por la derecha en algún momento, pero nosotros no lo encontramos. Para la vuelta sí que dimos con ella.

El tiempo aproximado es de una hora y media mas o menos, contando el peso a nuestras espaldas.

Puedes leer la descripción de la aproximación algo mas detallada en la ruta que hicimos hasta el Refugio de Collado Jermoso.

 

Descripción de la vía

Aunque la vía está catalogada como V+, no podemos fiarnos y equipararlo a los grados de escalada deportiva. Los grados de los Picos de Europa siguen su propia norma por lo general.

Comenzamos con un canalizo de IV+ de los de saber colocarse y, sobre todo, saber colocar cacharros, ya que está bastante expuesto a una caída, para terminar el largo con una travesía muy fina de adherencia hacia la derecha en la que hay que estar a lo que se está y prestar atención.

Esta travesía nos deposita en una fisura por la cual, continuando por el diedro y perdiendo verticalidad, llegamos a un pequeño collado en el que vamos completamente de pie andando, en ensamble, hasta llegar a la base de la segunda parte de la vía.

Aquí llega la parte más bonita de la vía, una travesía de izquierda por una fisura debajo de un techo desplomado, con pies en bastante adherencia, que nos deposita en una pared desplomada que cuenta con una fisura, la cual sí que tenemos que superar. Este paso es e más duro y físico de la vía, teniendo que tirar bastante de nuestros preciosos bíceps y colocándose bien. Hay un alíen amarillo metido a cañón que ha quedado fijo allí (al menos cuando nosotros subimos), que nos puede ayudar bastante para tirar para arriba eliminando factor miedo.

El siguiente largo es de adherencia sencilla sobre canalizos para llegar a un diedro/chimenea que tras terminarlos y sobre una laja de izquierda, nos lleva directos a los últimos metros hacia la cumbre.

 

Descenso

Para bajar lo mejor es dirigirnos hacia la cresta suroeste (nuestra derecha según llegamos a cumbre) y bajar por la canal pedregosa que separa las dos cumbres.

Si vamos bajando con tendencia hacia la izquierda, en algún momento podemos ver una pequeña senda marcada que nos deposita hacia la mitad del camino de bajada a la Vega de Liordes, para evitar llegar hasta abajo del todo y volver a subir.

Comparte!