El escalador checo Adam Ondra ha llegado recientemente a los Balcanes con el fin de participar en una concentración de escaladores de Bosnia, en el Drill & Chill Festival.

Sin perder el tiempo, Adam fue directo a por Interklemezzo 9a, vía equipada por un escalador austríaco en homenaje a Klem Lostok y su vía Intermezzo 9a (Plomberg, Austria, 1997). Según el propio escalador cuenta en sus redes: “a pesar de que las condiciones eran bastante cálidas y húmedas, hice la primera ascensión”, por tanto se lleva así la FA (first ascent) para esta vía en el país.

Primer 9a+/b de Bosnia

Tras el calentamiento en Interklemezzo, Adam Ondra se ha pasado dos días equipando y limpiando una vía nueva en el sector Amfiteatar de Kanjon Tijesno.

La nueva línea consta de unos 50 metros de dura escalada de principio a fin con la que ha realizado de nuevo la primera ascensión y la ha graduado como 9a+ duro o 9a+/b, llamándola Highlinecreando con ella en pocos días un salto del 8a+ existente en el país como grado máximo al 9a+/b.

“Una de las mejores primeras ascensiones de mi vida.. La parte baja desploma ligeramente y cuenta con grandes movimientos sobre agujeros. El crux se encuentra a media pared donde ésta se vuelve vertical. Seguidamente llegan unas dificultads técnicas interminables hasta la cadena en un muro vertical o ligeramente de placa. Me llevó dos días equiparla y dos días de intentos”.

Spomin, 8c de 350m en 9 largos, a vista

Tras su paso por Bosnia, el checo puso rumbo a Paklenica, Croacia, zona donde destacan las grandes vías de deportiva de largos.

Allí encontró su reto personal y ha hecho, de nuevo, un hito en la historia de la escalada que apuntar en la agenda: el primer 8c de largos (350m) a vista en el mundo.

Spomin cuenta con cuatro largos entre el 8a+ y el 8c, y supone un total de 9 largos sumando 350 metros de altitud vertical. La vía fue abierta por Silvo Karo, Janez Jeglič y Franček Knez en 1984, teniendo como objetivo ser una vía de deportiva pero artificial.

En 2017, el esloveno Luka Kranjnc, encadenó por primera ver la vía haciendo su primera ascensión en libre, no sin antes pasar dos intensos años de entrenamientos específicos y 27 días pegado a la pared de intentos.

“La vía es enorme, empinada y absolutamente disfrutona”

Comparte!